Skip to main content

Consejos para presentar un plan a los inversores

Lanzar a emprender es una aventura apasionante, sobre todo si decidimos poner en práctica esa idea que nos ronda en la cabeza desde tiempo inmemorial y que ahora queremos ver cristalizada en una tienda online con la que crecer profesionalmente. Pero el inconveniente de siempre está ahí: por pequeña que sea la inversión, si carecemos del dinero necesario no nos quedará más remedio que recurrir a ayuda externa. La búsqueda de inversores puede ser sencilla si tenemos los contactos adecuados… o toda una odisea en caso de que empecemos desde cero.

Hoy en día lo tenemos mucho más fácil que antes gracias a plataformas como Kickstarter o Verkami, centradas en el uso del crowdfunding, esa iniciativa de la que hemos hablado alguna que otra vez y que se dirige a la búsqueda de los llamados microinversores. No obstante, no todo el monte es orégano, y como suele suceder cuando algo se populariza estas plataformas de crowdfunding y otras muchas empiezan a encontrarse saturadas. Si tenemos una campaña de promoción potente y contamos con el aliciente del boca a boca, puede que consigamos destacar entre la maleza. Si no, el crowdfunding será un sistema completamente estéril, y una pérdida de tiempo y esfuerzo que podríamos haber dedicado a otras cosas.

En caso de que decidamos optar por la vía “tradicional” y buscar inversores, es importante que sepamos cómo presentar nuestro proyecto. Hasta la tienda online más innovadora puede resultar pobre y carente de interés si no se publicita con las herramientas y las palabras adecuadas, explicando lo que queremos hacer y cómo lo queremos hacer. Nuestro equipo, nuestras aspiraciones, infraestructura… Como en cualquier terreno, si podemos apoyar nuestra presentación con datos reales (estadísticas fiables, resultados, etc.) le daremos un plus de credibilidad y fiabilidad a ojos de los posibles inversores. Es importante que sepamos solicitar con los pies en la tierra, demostrando que tenemos ambición pero al mismo tiempo suficiente cautela, sobre todo si estamos al inicio de nuestro proyecto.

Por otro lado, los inversores pueden aportar a nuestra tienda online algo más que capital. Cualquier proyecto es susceptible de mejorar, y no sólo por nuestra parte. Si nos ofrecen ideas, debemos tener la capacidad de escucharlas y evaluarlas, incluso aunque luego acabemos desestimándolas. Supondrá un gesto de confianza de cara al inversor, y una actitud de diálogo siempre es provechosa;  puede mover, muchas veces, a la simpatía hacia nuestra idea.