Skip to main content

El arte de seducción de un abanico

De plumas, de bambú, de encajes, de marfil… y de otros muchos tipos pueden ser los abanicos que desde tiempos remotos han utilizado mujeres y hombres.

Un abanico es un instrumento y un complemento de moda que fue inventado  y fabricado para que de forma manual pudiese mover aire y facilitar la refrigeración cuando se está en un ambiente caluroso, principalmente si es un local cerrado donde no haya corriente natural de aire.

Cuando hace calor, el sudor se adhiere a la piel y forma una película de aire húmedo que impide la transpiración. El abanico, al igual que el ventilador, remueve el aire y retira la película, así el sudor puede evaporarse y nos podemos refrescar.

Su funcionamiento es muy sencillo, sólo basta agitar armónicamente el brazo que lo sustenta con más o menos intensidad.

Los abanicos poseen una nomenclatura específica para cada uno de sus componentes:

  • Baraja: Base rígida y plegable del abanico.
  • País: Tela que va adherida a la baraja. Los abanicos que no tienen país se denominan de baraja o simplemente barajas.
  • Varillas: Madera que puede ir calada o pintada.
  • Caberas: Primera y última varilla, más gruesa que el resto.
  • Calado: Agujeros realizados sobre la varilla.

El abanico es un instrumento que, quizá, hoy esté ligeramente fuera de época. Según cuentan su utilización se remonta a la época de la prehistoria, donde se utilizaba un trozo de cartón o cualquier otro material para abanicar el fuego. También sabemos que Fue utilizado en Egipto donde los esclavos movían grandes abanicos de plumas para proporcionar aire a su faraón. Más tarde, en China, se usaban como pequeño elemento personal que además de refrescar servía como elemento decorativo y de complicidad amorosa. En el siglo VII después de Cristo se inventa, en Japón, el abanico plegable al que se consideraba un elemento ritual. Años después pasó a Europa y arraigó su uso en España, pasando a formar parte de su cultura e indumentaria. El arte del abanico es el arte del movimiento y cada movimiento ha ido constituyendo su propio significado.

Hoy en día podemos hablar del lenguaje de los abanicos, un lenguaje que se transmite de generación en generación y que no es fácil de conocer. Las mujeres se comunicaban con sus enamorados mediante un código secreto que existía en cada movimiento del abanico. Así, si la mujer escondía los ojos detrás del abanico estaba diciendo a su amado que lo quería; si lo colocaba en la mejilla izquierda quería decir “no” y si lo colocaba en la derecha su respuesta era positiva. A continuación exponemos el significado de este código secreto de la seducción:

1.- El abanico colocado cerca del corazón: “Has ganado mi amor”

2.- Cerrar el abanico tocándose el ojo derecho: ” Cuando podré verte”

3.- El número de varillas muestran la contestación a una pregunta: ” A qué hora”

4.- Hacer movimientos amenazadores con el abanico cerrado: ” No seas tan imprudente ”

5.- Abanico medio abierto presionado sobre los labios: ” Puedes besarme ”

6.- Las dos manos juntas sujetando el abanico abierto: ” Olvídame”

7.- Cubrirse la oreja izquierda con el abanico abierto: ” No reveles nuestro secreto”

8.- Cerrar un abanico, totalmente abierto lentamente:” Prometo casarme contigo”

9.- Acercar el abanico alrededor de los ojos: ” Lo siento”

10.- Tocar con el dedo la parte alta del abanico: “Desearía hablar contigo”

11.- Dejar el abanico descansado sobre la mejilla izquierda:  ” No ”

12.- Abrir y cerrar el abanico varias veces: ” Eres cruel”

13.- Descender el abanico: ” Seremos amigos ”

14.- Abanicarse lentamente: ” Estoy casada”

15.- Abanicarse rápidamente: ” Estoy comprometida ”

16.- Poner el abanico sujetándolo sobre los labios: ” Bésame ”

17.- Abrir totalmente el abanico: ” Espérame ”

18.- Situar el abanico detrás de la cabeza: ” No me olvides ”

19.-   Situar el abanico detrás de la cabeza con el dedo extendido: ” Adiós ”

20.- Situar el abanico delante de la cara con la mano derecha: ” Sígueme ”

21.- Mantener el abanico sobre la oreja izquierda: ” Deseo deshacerme de ti ”

22.- Mover el abanico alrededor de la frente: ” Has cambiado”

23.- Dar vueltas al abanico con la mano izquierda: ” Nos están viendo ”

24.- Dar vueltas al abanico con la mano derecha: ” Quiero a otro ”

25.- Llevar el abanico abierto en la mano derecha: ” Eres demasiado ferviente ”

26.- Mover el abanico entre las manos: ” Te odio ”

27.- Mover el abanico alrededor de la mejilla: “Te quiero”

28.- Entregar el abanico cerrado: ” ¿Me quieres?”

Hay una tienda online especializada en  la venta y diseño de abanicos, se llama www.disimusa.com. Todos sus modelos son autenticas obras de arte, modernos, atrevidos y muy originales. Algunos son pintados a mano. Échale un vistazo a esta tienda online y Regala una obra de arte, portátil, práctica e irrepetible.