Skip to main content

Nuestro negocio, mejor en dos dimensiones

La obsesión por recurrir a todas las herramientas que la informática ha situado a nuestro alcance en los últimos años, y hablamos en este caso de la tecnología tridimensional, puede hacer que terminemos convirtiendo algo tan serio como nuestra tienda virtual online en la segunda parte de ‘Kung Fu Panda’.

Y es que vender por Internet no casa demasiado bien con la inclusión en una web de figuras en tres dimensiones, que posiblemente ralentizarán la velocidad de carga de nuestro portal sin aportar a cambio nada positivo.

Las dificultades del 3D

Enumeraremos a continuación los problemas que suelen ir ligados a la utilización en páginas web de gráficos en tres dimensiones:

  • En primer lugar, hay que recordar que la utilización de dispositivos de dos dimensiones como la pantalla del ordenador o el ratón dificultan sobremanera la consecución de las tres dimensiones.
  • Asimismo, el control de un espacio en tres dimensiones resulta muy complicado con las técnicas de interacción de las que actualmente disponemos, debido a que éstas están diseñadas para su manipulación en dos dimensiones.
  • Por otra parte, las pantallas de baja resolución hacen prácticamente imposible crear de forma automática la imagen tridimensional que existe en nuestro ordenador, por lo que los objetos pierden detalle y los textos situados en el fondo se convierten en ilegibles.
  • Para crear gráficos en 3D es necesario un software no estandarizado, y muy probablemente nuestros clientes no optarán por descargarse esa tecnología única y exclusivamente para navegar por nuestra tienda virtual online.

problemas del 3d en nuestra tienda online

Nuestra tienda no es un juego

Tras lo anteriormente expuesto, debemos concluir que las imágenes en tres dimensiones sólo resultan apropiadas para los juegos, ya que en ellos los usuarios no desean llevar a cabo ninguna operación mercantil, sino únicamente divertirse y entretenerse.

Sin embargo, recurrir a esta herramienta en nuestro negocio no resulta aconsejable por los siguientes motivos:

  • La mayor parte de los espacios de información de nuestra tienda virtual online trabajarán de forma irregular.
  • La navegación será confusa y nuestros clientes se perderán a menudo.
  • En las demostraciones parece muy sencillo navegar en tres dimensiones, pero eso se debe única y exclusivamente a que en esos casos no es el usuario el que está navegando por sí mismo.
  • Conviene evitar el empleo de artilugios virtuales que intenten emular el mundo físico, ya que la finalidad del diseño web no es sustituir a la realidad, sino ser mejor que ella.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.