Skip to main content

La importancia de un buen sitemap en nuestra tienda online

Uno de los calvarios más frecuentes por los que pasan los emprendedores que comienzan su andadura con una tienda online es el del posicionamiento en buscadores. Muchas veces, por motivos incomprensibles a simple vista, los buscadores y especialmente Google no parece hacer buenas migas con nuestra tienda; por más que nos esforzamos en emplear todas las técnicas de SEO habidas y por haber, por más que nuestro responsable en este sentido le da mil vueltas, no hay manera de subir en el ránking de búsquedas.

En muchos casos, el motivo es bastante simple: mientras seamos una tienda online “joven”, es normal que nos encontremos en las posiciones más bajas de Google. Pero cuando pasan meses y esto continúa así, es posible que estemos ante un problema de otra índole. Uno de los aspectos que pueden influir es el hecho de no tener un sitemap correctamente estructurado. El sitemap, o mapa del sitio si preferimos utilizar la denominación castellanizada, no es otra cosa que el “armazón” de una página web en html o xml, en el que se muestran todas las ramificaciones, secciones y divisiones de la misma. Es importante que nuestro sitemap sea intuitivo y fácil para nuestros visitantes, pero no lo es menos el que resulte “amigable” y sencillo de entender para Google y otros buscadores.

¿Cuáles son los aspectos fundamentales del sitemap de nuestra tienda online? Más allá de los técnicos, que debe conocer nuestro programador, debemos tener en mente que un correcto sitemap tiene que guardar una jerarquía coherente y bien organizada. Debe ser claro, como hemos comentado; es normal que conforme vayamos creciendo se añadan más secciones, pero eso no debe significar que se emborrone el resultado final o se pierda agilidad en la navegación.

Los títulos de nuestros productos son un aspecto muy importante que hemos de cuidar. Hemos hablado en nuestro blog de su relevancia para que nuestros visitantes sepan exactamente qué se encuentran y para conseguir urls amigables. La norma básica es que sean cortos y descriptivos. Si nos encontramos un producto que no se ajusta fácilmente a estos dos requisitos, tendremos que hacer uso de nuestra imaginación y capacidad de síntesis para conseguirlo, sin que el título en cuestión deje además de ser único en la página (no nos será nada beneficioso que se repitan y es algo que tendremos que evitar en la medida de lo posible).

Naturalmente, lo mejor para asegurarnos de contar con un buen sitemap es hacer pruebas hasta conseguir el resultado óptimo. En Internet encontraremos, con sólo rastrear un poco, más de una herramienta gratuita que nos permitirá esto.