Skip to main content

Mejorar la usabilidad de nuestra tienda online

Hablamos de usabilidad en la web, cuando nos referimos a la facilidad que tiene dicha persona para navegar por una página,  gracias sobre todo a un aspecto muy importante: la claridad. Por tanto, mejorar la usabilidad, así como la accesibilidad, será siempre algo que deberemos tener en nuestro punto de mira.

Si hay algo que los usuarios tienden a “odiar” es el hecho de tener que rellenar  los a veces engorrosos Registros, los cuales en muchos casos, consiguen que el posible comprador termine por echarse atrás, y opte por calzarse sus zapatos y dirigirse a la tienda que tiene en la esquina de su calle. Por ello, es prioritario que estos Registros sean lo más simples posibles, pidiendo únicamente el número de datos justo y necesario para poder hacer la compra-venta.

Por otro lado, otro detalle importante a tener en cuenta, sería ofrecer al cliente diferentes formas de pago (mediante tarjeta de crédito, Paypal, contra reembolso, etcétera). Recuerda que muchas personas aún tienen recelos a realizar las compras a través de una tienda online, por tanto, dale alternativas que les hagan sentirse más seguros. Y ojo con las sorpresas, no dejes para el final el hecho de aclarar los posibles cargos al precio total del artículo, es decir, que si existe un sobrecargo, por ejemplo debido al tipo de pago elegido, se lo hagas saber cuanto antes y no al finalizar todos los trámites de la compra.

Muy importante, como ya comentábamos, es la claridad de toda la página web, así como el hecho de resaltar botones clave con letra y colores que llamen la atención, usar los Breadcrumb (o rastros de migas) para que el cliente sepa continuamente en qué lugar de la misma se encuentra, tener a la vista el siempre imprescindible buscador, así como los datos del responsable de la tienda online para el caso en el que fuera necesario ponerse en contacto con él. También a la vista y muy a mano debe quedar siempre el Carro de la compra, no permitas que el posible comprador pierda el tiempo y desespere dando vueltas buscándolo, ya que esto podría terminar por hacerlo desistir de su compra.

Y para terminar, no podemos olvidar que hay que trasmitir seriedad y seguridad. Esto no es una tarea fácil, pero se podría empezar por cuidar hasta el más mínimo detalle de la tienda online para dar una buena apariencia, dejando bien a la vista, como ya comentábamos, algunos datos como un número de teléfono o la dirección de correo electrónico al que puedan dirigirse en caso de dudas, u ofrecer un soporte en el que se notifique en todo momento al cliente en qué estado se encuentra su pedido… en conclusión, todos esos detalles que hacen que el comprador se encuentre tranquilo y seguro de la operación que va ha realizar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.