Skip to main content

Qué hay que evitar en nuestro diseño web

Se habla mucho de los consejos que todos debemos seguir para crear una página web atractiva, y en el caso de una tienda online, lo sabemos bien, éste puede ser el primer pilar básico para comenzar a atraer a nuestros clientes. Sin embargo, pocas veces se muestran los ejemplos contrarios: las malas prácticas recurrentes que tenemos que saber evitar. Podemos pensar que esto es algo de perogrullo: si conocemos las buenas prácticas, sabremos de antemano identificar las opuestas. Pero no siempre es así. Algunos errores se encuentran ya tan dentro de nosotros, quizás por haberlos asimilado sin darnos cuenta en nuestros paseos por Internet hasta un punto en que no somos capaces de distinguirlos como tales. Y por mucho cuidado que pongamos en el diseño web de nuestra tienda online podemos acabar cayendo en ellos sin remisión.

Por ejemplo, el tema de la publicidad. Hemos hablado en nuestro blog de la importancia que tienen, sobre todo en los primeros pasos de una tienda online, los banners y demás formas de atraer a los lectores hacia la publicidad para que hagan clic en ella y nos empiece a reportar beneficios. Pero esto puede llevarnos erróneamente a la saturación, o a no saber colocar adecuadamente dichos banners, de manera que, al final, entorpecen la navegación y nuestra página resulta desagradable a la vista. Al igual que se hace en los periódicos, la maquetación de la página exige mirar muy bien dónde se coloca la publicidad. No todos los huecos son iguales a la hora de captar la atención, que es el objetivo fundamental. Y desde luego el hecho de contar con muchos banners en nuestra tienda online no garantiza que vayamos a obtener beneficios de ellos. El usuario medio está ya muy escarmentado con respecto a la publicidad, y sabe identificar bien cuándo le interesa pinchar y cuándo ignorarla.

Tampoco podemos olvidarnos, desde el primer momento, de optimizar nuestra tienda online para cualquier navegador, no sólo para Internet Explorer. Esto es un error más común de lo que cabe pensar. Mozilla y Chrome son, desde luego, los dos navegadores en los que tenemos que pensar además de IE, pero no está de más que también nos aseguremos de que la visualización y la navegación es correcta en Safari, en otros más minoritarios como Ópera, y por supuesto en dispositivos móviles.

A la hora de crear contenidos, aunque el SEO sea uno de nuestros principales intereses, debemos pensar que no sólo Google va a leernos: también los usuarios de la tienda online, que pueden sentirse incómodos ante textos plagados de manera flagrante de keywords, ilegibles o desagradables en su redacción. Esto ya lo hemos comentado al hablar de nuestros blogs, pero debe aplicarse también a cualquier sección de nuestra tienda online: pensar en la calidad de los textos, además de en su eficacia a nivel de posicionamiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.