Skip to main content

Tiendas online y consumidores digitales, tándem perfecto

Los negocios que consiguen crear tienda online bajo unos criterios de calidad y esmerado servicio alcanzan posiciones de ventaja frente a aquellos que se sustentan en el modelo de tienda tradicional, esto es, local comercial a pie de calle, pues hoy en día el comercio electrónico acerca infinidad de productos a prácticamente cualquier rincón del planeta sin que el cliente se vea obligado a levantarse del sillón.

Todos somos consumidores  digitales en algún momento y con nuestros pequeños gestos en el carro de la compra virtual ayudamos a que el comercio electrónico alcance cotas de popularidad hasta ahora impensables. Todos debemos reconocer el inmenso poder de atracción de una tienda online, y las enormes ventajas de poder comprar a distancia todo aquello que siempre quisimos.

Vivir en una pequeña población donde no existen los productos que buscamos ya no es un problema.Tampoco tenemos que arreglarnos para salir, esperar largas colas para aparcar, sortear a cientos de personas esperando entrar en el probador y aguantar pacientes a que una de las cajas se despeje algo para poder pagar tranquilamente.

No vamos a impacientarnos ante un dependiente algo obstinado en hacernos ver la oportunidad de llevarnos el artículo en promoción, ni a sentirnos incómodos si escogemos y desechamos varias veces el mismo producto por nuestra indecisión.  No nos perderemos comprar si acudimos fuera del horario de apertura, ni veremos inquietos que el reloj alcanza la temida hora de cierre mientras la dependienta dobla afanosa la última prenda y nos mira con recelo por si le entretenemos algo más.

No, no siempre salir de compras es una opción válida, porque lleva su tiempo, mucho tiempo a veces, si bien disponer del mismo, poder permitirnos pasear, deleitarnos con un escaparate bien estructurado y entrar por impulso a comprarnos aquello que hemos visto tan maravilloso encima del maniquí es una tentación enorme y que requiere de sus momentos también, disfrutándose de otra manera.

Tiendas online y clientes han encontrado un punto de acuerdo, una colaboración, una simbiosis perfecta que se consolida cada día. Los negocios han sabido amoldar sus precios a un modelo de venta donde si bien no todo es, ni mucho menos,  gratuito, soporta menos gastos, por tanto ventaja para ambas partes.

Si hemos sido cuidadosos en escoger nuestro negocio en la red, si hemos estructurado bien nuestro plan de empresa, creado un diseño de tienda web acorde a nuestra identidad, servido y cuidado a nuestros clientes como nuestro mejor aval para crecer, estaríamos perteneciendo a ese porcentaje de negocios online por los que los clientes digitales sienten verdadera devoción  y terminan haciendo imprescindibles en sus vidas.

Pero no nos engañemos, no hay una varita mágica para alcanzar el éxito y el reconocimiento de nuestros consumidores. El esfuerzo por mejorar se mide a diario, en pequeños detalles, y ese es un pensamiento que nunca debe abandonarnos dentro de un segmento tan competitivo como este.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.