Skip to main content

Controlar la seguridad en el almacenamiento en la nube

Para que nuestra tienda online comience a dar sus primeros pasos, el ahorro económico es algo casi obligado; un aspecto fundamental en cualquier comercio pero más aún si nos decidimos a convertirnos en emprendedores y nuestros ahorros son exiguos. Para recortar los imprescindibles pero muchas veces excesivamente costosos gastos en infraestructura, nada mejor que optar por el almacenamiento en la nube, cada vez más en auge.

Si anteriormente el almacenamiento en la nube, o cloud computing, se consideraba algo “de segunda fila”, hoy en día es escogido por todo tipo de empresas como forma de guardar sus bases de datos, e incluso como manera de acceder a aplicaciones sin tener que tirar de un servidor físico (y de los consiguientes problemas que puede ocasionar). Se trata de una manera más sencilla y sobre todo nos permite, además del ahorro citado, emplear a socios y trabajadores en distintas partes del planeta. Gracias a esta tecnología, un paso importante en la siempre mencionada globalización, no habrá problema en que funcionen como grupo.

Las ventajas del cloud computing en nuestra tienda online, por tanto, saltan a la vista. ¿Pero y qué hay de los inconvenientes, que también existen? No podemos olvidarnos que el hecho de no tener una base de datos y unas herramientas “tangibles”, o al menos localizadas en un lugar al que podamos acceder físicamente, también las convierte en posible pasto de hackers e intrusos si no nos protegemos, con la misma facilidad o incluso mayor que si hablamos de infraestructuras físicas. Uno de los consejos básicos es, cómo no, el de cuidar las contraseñas que utilizamos. Siempre hemos de escogerlas suficientemente seguras (alfanuméricas y a ser posible de más de ocho dígitos), y debemos intentar no repetirlas.

Es importante que el servicio de cloud computing que contratemos para nuestra tienda online, o que pongamos en marcha de algún modo, restrinja el uso específicamente a las personas que van a trabajar con los documentos o las herramientas. Si tener una política de grupo con permisos bien definidos es fundamental en cualquier empresa que utilice unidades de red, lo mismo sucede en este otro entorno “virtual”.

Por supuesto, lo mejor para garantizarnos la seguridad y evitarnos sustos es que nuestra tienda online disponga de un buen sistema de backup o recuperación de la página web, las bases de datos, los catálogos… del que podamos tirar en caso de que suceda lo peor.