Skip to main content

El correo tradicional sigue convenciendo a los consumidores

Una de las estrategias que debemos saber utilizar para promocionar nuestra tienda online es el correo electrónico, tanto a través del e-mail marketing como del envío de newsletter. Ambos aspectos, de los que ya hemos hablado alguna vez en nuestro blog, se caracterizan por su inmediatez y facilidad de lectura, y por supuesto por la menor incomodidad que supone a quien lo recibe (a menos que se caiga en el siempre reprobable vicio del spam). ¿Pero qué sucede con el correo tradicional, el de toda la vida, que encontramos al abrir nuestro “buzón físico”?

Podríamos pensar, con lógica, que se encuentra en franca recesión frente a la tendencia del e-mail marketing, y por tanto que no merece la pena prestarle atención para promocionar nuestra tienda online. No obstante, esto no es del todo cierto. Lo comprobamos en nuestra propia carne cada día, cuando recibimos todavía mil y una formas de publicidad. Un estudio de la empresa Epsilon, especializada en marketing y social media, nos arroja datos muy reveladores ante esto: de cada diez personas consultadas, cuatro afirmaban que preferían la publicidad tradicional y que ésta le generaba más confianza que la que podían recibir en su correo electrónico.

Esta tendencia se observa, sobre todo, en lo referente a seguros e información de tipo financiero. Los consumidores consultados por Epsilon aseguran que la publicidad que reciben en formato físico le resulta más fiable que la que llega por e-mail. El auge de los fraudes, sin duda, agudizado con la crisis, es el motivo de esto. No se ha detectado que haya un rango de edad preferente en esta desconfianza, aunque sí es cierto, según concluye el estudio, que los hombres tienden a confiar más en la publicidad por correo electrónico que las mujeres.

Como dueños de una tienda online no debemos pasar por alto esta realidad, y hemos de buscar la cercanía a nuestros consumidores a través de ella. La publicidad tradicional exige un mayor coste, claro está, que quizás en nuestros comienzos no podamos asumir. No obstante, aunque sea a través de octavillas de fabricación sencilla, panfletos, etc… es recomendable que nos demos a conocer de esta manera, sin descuidar, por supuesto, el marketing online y las ventajas y facilidades que nos proporciona el e-mail marketing o las citadas newsletters. Hacer convivir ambas formas de promoción, al menos en los comienzos de nuestra tienda online, es quizás la mejor solución para empezar a generar confianza y fiabilidad en nuestros potenciales  compradores.