Skip to main content

La música como parte de nuestra tienda online

Seguramente una de las primeras cosas en las que habremos pensado al plantearnos crear nuestra tienda online es su imagen, que forma parte indisoluble de lo que se conoce tradicionalmente como branding. Un logotipo o una imagen de marca sirven para transmitir un mensaje, unos valores, que al fin y al cabo serán los que se queden implantados de forma poderosa en la mente del receptor. Conviene cuidar mucho este aspecto, por tanto, poniéndolo en manos de un diseñador o creativo que sepa utilizar todas las herramientas a su alcance.

¿Y cuáles son ésas herramientas? El branding, tanto de una tienda online como de cualquier tipo de empresa, se asocia habitualmente a lo visual, que es, sin duda, la manera en que nuestro cerebro asimila los contenidos. Sin embargo, no hay por qué dejar a un lado un sentido tan importante, prácticamente al mismo nivel, como es el oído. La música puede servir para transmitir de forma muy poderosa determinadas sensaciones, sentimientos y emociones. Eso es algo que todos comprendemos ya no como creativos o empresarios, sino, sobre todo, como consumidores. ¿Cuántas melodías archiconocidas de anuncios se han quedado grabadas de manera imborrable en nuestra memoria?

Hay que tener mucho cuidado a la hora de introducir la música en nuestra tienda online. Como navegantes, sabemos que hay pocas cosas más molestas que abrir una página web y encontrarnos con una música “machacona” que no termina nunca. El resultado, en estos casos, suele ser el cerrarla sin contemplaciones y quizás ponerla en nuestra lista negra. Para evitar esta reacción, lo mejor es crear una melodía corta, original, que sirva como breve presentación y capte la atención del usuario que acaba de llegar sin incordiarle.

Incluso aunque dure unos pocos segundos, la música de nuestra tienda online debe saber transmitir emociones, un mensaje tan completo como el del logotipo mismo. ¿Queremos una música sobria, alegre, inquietante? Naturalmente, el sector de nuestra tienda online, y por tanto el perfil de nuestro público objetivo, será determinante para decidirnos por un estilo u otro. Si no tenemos un oído musical demasiado desarrollado, lo mejor puede ser acudir a fragmentos de una canción conocida; o si queremos que nuestra melodía sea completamente original y propia de nuestra página, no debemos escatimar en gastos. Lo mejor en este segundo caso será acudir a un profesional que componga esa música que encierre las sensaciones que deseamos transmitir y darle carta blanca, siempre siguiendo las pautas básicas que hemos comentado.