Skip to main content

Planear la estrategia de Navidad de nuestra tienda online

Ha llegado el momento de que nuestra tienda online se engalane de cara a la Navidad… si es que no lo ha hecho ya. Para conseguir sacar el máximo partido a estas fiestas, sin duda las más importantes en cuanto a ventas en cualquier sector, es importante que empecemos a planificar nuestra estrategia cuanto antes. Las campañas comienzan cada vez antes, por lo que debemos estar muy atentos a lo que prepara nuestra competencia… y, por supuesto, crear nuestra propia campaña con originalidad y frescura.

Nunca es mala idea que la página web de nuestra tienda online se vista con los colores de la Navidad, quizás introduciendo los motivos típicos de las fechas y los colores rojos, plateados o dorados que la caracterizan. Eso sí, sin dejar a un lado la sobriedad y el buen gusto; nada hay más cargante que entrar en una página abarrotada de colorido sin ton ni son. Y, por supuesto, hay que olvidarse de las irritantes melodías que algunas tiendas introducen en sus páginas y que en muchos casos sólo provocan el abandono inmediato del visitante.

Se recomienda que esta primera fase, a la que podríamos llamar “de preparación”, comience en noviembre y se extienda hasta la misma antesala de la Navidad, el 23 de diciembre. También en estas semanas tenemos que ir rastreando nuestras visitas y el posible incremento de tráfico en nuestra página, para detectar qué es lo que más se busca. Por supuesto, la segunda fase comienza en el período inmediatamente posterior, y es la “etapa candente”: del 24 de diciembre al 1 de enero (si nuestra tienda online se mueve fundamentalmente en terreno español y latino, podemos extender esta fase hasta el 6 de enero, Día de Reyes). Es entonces cuando hemos de poner toda la carne en el asador, potenciar descuentos (los cupones pueden ser una buena idea en las fechas más señaladas), difundir promociones a través de aplicaciones de móvil…

Pero la importancia del período navideño para una tienda online no termina el 6 de enero. Durante la “resaca” de Navidad, no podemos perder de vista nuestros ránkings de visitas, ya que será en las semanas posteriores cuando podremos conseguir fidelizar nuevos clientes. Aquellos que entraran por casualidad en nuestra página y tal vez realizaran una compra pueden convertirse en usuarios habituales si los “cuidamos”: enviando algún que otro cupón de descuento como agradecimiento, informando puntualmente de las novedades mediante e-mail márketing…  Esta recta final puede ser tan determinante como la inicial, y ayudarnos a afrontar el nuevo año con energías renovadas.