Skip to main content

¿Por qué se compra en Internet?

shopping-cart-309592_640

En los últimos años, las compras en Internet se han convertido  en una de las principales formas que existen para poder adquirir  todo tipo de artículos. Hoy en día se puede encontrar cualquier artículo en Internet. La oferta es muy amplia y variada; se puede decir que abarca todos los campos habidos y por haber.

 

El comercio electrónico ha significado toda una revolución en el consumo. Así ha abierto las puertas a la opción de poder adquirir casi cualquier producto o servicio, desde los más complejos como una casa o un coche hasta los más sencillos como, por ejemplo, la cesta de la compra. Y cada día va a más y más. Esto solo es el principio, el futuro está totalmente abierto en este campo.

 

Hay varios factores que llevan a comprar en Internet en la actualidad, a saber:

 

  • La recomendación de un familiar, un amigo o un compañero del trabajo: El entorno más directo puede animar a que uno compre en Internet por primera vez. Muchos de los miedos asociados al comercio electrónico provienen solo del desconocimiento absoluto. Pero esos temores se esfuman cuando se contrastan con la experiencia personal de un conocido. Supone un aval de primera mano.
  • Opción de devolución: En Internet, se puede devolver el producto como en una tienda física.  Muchos no compran en Internet por ello. Para evitarlo, las tiendas online deben ofrecer una información clara y visible de los sistemas y circunstancias de devolución del producto.
  • Vías de contacto accesibles:  Para un novato el hecho de contar  abiertas vías de comunicación con los responsables de la tienda online, a través de chat, e-mail y, si es posible, teléfono es una garantía. Se trata de que se sientan seguros, que vean que hay un vendedor, no una máquina.

  • La navegación: Se debe provocar una navegación fácil que atraiga y potencia la venta. El nuevo comprador debe ver una página amigable y fácil de usar  para  ganar confianza y lanzarse en la compra de un producto online.
  • Imágenes e información: El producto no se puede tocar o probar como en una tienda tradicional. Por ello, se deben potenciar las fotografías y ampliar la información para que el potencial comprador se decida a adquirir el producto.
  • Ofertas de bienvenida: Un gancho que suele animar a comprar son las ofertas de bienvenida para los nuevos clientes. Ya se trate de bonos descuento, dinero virtual u otras ofertas suponen atractiva tentación que empuja a comprar al indeciso o al primerizo.
  • Precios atractivos: El precio debe atrapar y captar la atención del nuevo cliente. . Las economías de escala que manejan las tiendas online y la ausencia de los gastos fijos derivados de mantener tiendas físicas provocan que puedan ofrecer precios de media hasta un 15% más económicos que el comercio tradicional. Ello favorece la compra por Internet bastante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.