Skip to main content

¿Puedo evitar la política de devoluciones?

Muchas empresas y personas tienen miedo a incluir una política de devoluciones en su tienda online porque tienen la falsa creencia de que si la incluyen en su tienda incitarán a que más personas devuelvan lo que han comprado.

En primer lugar hay que tener en cuenta que esto no es cierto, pero es que además no incluir una política de devoluciones deja más desprotegida a la empresa que al cliente. Esto es así porque lo dicta la ley y porque al no incluir esta política de devoluciones el cliente puede hacer casi lo que le dé la gana alegando que como no la incluía debe ser como ellos digan. Además, si no se incluye el plazo máximo para devolver el producto puede entenderse como indefinido.

politica devoluciones

Todas las tiendas online, e incluso en sitios que se venden en internet como eBay, cuentan con una política de devoluciones clara que garantiza la seguridad de la empresa y de los clientes. Basta con incluir algo así como que se devuelven artículos defectuosos o simplemente los que no se correspondan con lo que se ha pedido, y si el cliente quiere devolverlo por su voluntad ha de pagar los gastos de envío. No incluir esta política es un error grave e innecesario.

Aunque haya más gastos por los envíos, ofrecer la posibilidad de devolver el producto no tiene por qué ser malo. Además los clientes se fían de la empresa para otras compras. Y es que si se una persona se siente engañada o decepcionada no volverá a comprar. A veces es mejor perder para ganar. Si un cliente está insatisfecho con lo que se le vende no vemos por qué tiene que quedárselo, y la empresa puede venderlo a otros (si está sin usar, y usado se puede devolver a la fábrica por errores de fabricación o venderlo en outlet).

Por supuesto, la política de devoluciones ha de ser personalizada, adaptada a la tienda online donde se realiza, y no copiada de otros sitios sin cambiar nada como pensando que lo que vale para otros también vale para la empresa. Y la realidad es que hay que estudiar lo que se quiere comunicar y cómo para conseguir lo mejor de ella.

Si un cliente, la mayoría no lo harán aunque puedas temer que sí, te pide devolver el producto por alguna razón clara no te niegues, e incluso puedes ofrecerle un descuento o alguna compensación para que vuelva a comprar en otra ocasión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.