Skip to main content

Los cinco primeros pasos para emprender online

Al crear una tienda online, muchas personas se embarcan en toda una aventura: la de convertirse en emprendedores. A simple vista, las ventajas son muchas: por una parte, si nuestro negocio se desarrolla en exclusiva en Internet nos ahorraremos los innumerables costos que supone el abrir uno físico.  Y por supuesto, el poder convertirse en el propio jefe, sin tener que rendir cuentas a nadie más que a uno mismo, planificando el tiempo como más nos convenga, es otro aliciente.

Sin embargo, hay algunos pasos básicos muy importantes para comenzar un negocio, sea del tipo que sea, y que también se aplican si lo que nos planteamos es abrir una tienda online. Todos ellos tienen que ver con un aspecto fundamental e ineludible: la difusión y la publicidad. Vamos a hablar brevemente de cada uno de ellos.

1) La búsqueda de información. A menos que ya tengamos experiencia como empresarios, lo primero que tendremos que hacer al iniciar nuestra tienda online es buscar toda la información relativa tanto a su diseño como al sector en el que nos vamos a mover. Esto incluye analizar a la competencia, sus estrategias, y por supuesto un análisis del mercado. Muchos productos no funcionan igual en negocios físicos que en Internet.

2) Comenzar a utilizar las redes sociales. Es recomendable hacerlo incluso antes de que la tienda online se encuentre operativa. Algunas de las redes indispensables las conocemos de sobre, como pueden ser Facebook o Twitter. Otras, quizás menos conocidas para el usuario “de a pie” y que también pueden resultar interesantes son Pinterest, Tumblr… Todas las que tengan un contenido fundamentalmente visual pueden ser muy interesantes como escaparate virtual de nuestros productos o servicios.

3) Crear y potenciar una comunidad. Lo deseable es que nuestra tienda online no sea simplemente un lugar de paso, sino uno en el que los usuarios tiendan a quedarse, visitándolo a diario. Para ello podemos utilizar un blog con información interesante, concursos, promociones… y por supuesto fomentar el debate en las redes sociales.

4) Analizar la gestión del contenido en las redes sociales. Ya lo hemos comentado alguna que otra vez por aquí: no todas las redes funcionan igual ni responden del mismo modo a los contenidos. Hemos de conocer el lenguaje idóneo para cada una de ellas y saber cómo aplicarlo a nuestra tienda online, y para ello no nos basta con la experiencia del día a día; al menos en un primer momento, tendremos que documentarnos exhaustivamente, ya sea mediante información en Internet o contando con la ayuda de un profesional en social media.

5) Comprobar cuál es nuestra repercusión. Finalmente, cuando estemos seguros de que nuestra estrategia es la correcta, tenemos que comprobar los resultados reales y ver cómo ha respondido nuestra comunidad. Las redes sociales son un espectro vivo y cambiante, y siempre podremos reconducir nuestra planificación hacia otra más acertada; eso sí, es importante que estemos al día.