Skip to main content

Los horarios en una tienda online

Puede parecer extraño que tratándose de una tienda online tengamos que hablar de horarios, puede sonar algo así como “ponerle puertas al campo”, pero te aseguramos que después de leer nuestro artículo vas a entender mucho mejor a lo que nos referimos.

La gran ventaja de crear tienda online es la de poner mostrar un escaparate disponible las 24 horas y los 365 días del año. Uno de los principales motivos, por no decir el más decisivo, por el que nos inclinamos a comprar en una tienda online es porque nos sirve en bandeja la posibilidad de comprar cuando queramos, sin imposiciones de horarios. Pero hay algo que los clientes del e-commerce debemos tener bien presente, y que las tiendas online también deben dejar bien claro para evitar que la comunicación deje de ser fluida y se nos presente un obstáculo difícil de salvar.

Puede que tu método de trabajo consista en, por norma general y salvo roturas de stock, comenzar a despachar tus pedidos conforme lleguen, pero en el año vivimos fiestas nacionales,fiestas locales, fines de semana,… ¿Qué ocurriría si un pedido te entrara un sábado a las 14:05 horas de la tarde?. Pues que muy probablemente tú dejarías pendiente éste y los siguientes que se confirmaran durante el fin de semana hasta el siguiente lunes. Y es que no podemos olvidar que detrás de una tienda online hay un equipo de personas que deben desempeñar su trabajo, ser parte de todo el proceso, pero con unos límites horarios, no pueden permanecer las 24 horas del día atendiendo la tienda. Algo muy distinto es responder una consulta, que puede perfectamente solventarse por teléfono o email  y que podríamos incluso gestionar rápidamente desde el ordenador portátil o el smartphone sin estar físicamente en la oficina. Hablamos de realizar siempre las mismas funciones sea cual sea el día de la semana o la hora del día.

Además, piensa que aunque la tienda pudiera, porque así lo hubiera decidido, preparar tu pedido, sí o sí estaría condicionada por la propia compañía de transporte o la oficina de correos, que tienen su propio horario de trabajo.

Para evitar confusiones desagradables, intenta mostrar siempre un horario orientativo para que tus clientes se hagan una idea de los plazos de espera hasta empezar a contar con el tiempo habitual de entrega de los pedidos. Por otro lado, y siempre que se produzcan fiestas locales (que el resto de ciudades no tienen por qué conocer), festivos, vacaciones, o situaciones en las que, por cualquier motivo no puedan despacharse los pedidos (inventarios, por ejemplo), sería conveniente informar a tus clientes, vía email, de la situación.

Habituarles a tus métodos de trabajo no mermará la confianza que tus clientes ya tienen puesta sobre tu negocio, ya que estas situaciones son perfectamente asumibles, siempre y cuando tu servicio sea el que ellos esperan y merecen obtener de ti.