Skip to main content
razones-no-se-venden-tus-productos-online

Por qué razones no se venden tus productos online

Seguramente que si has llegado hasta aquí tendrás una web de tu negocio con una tienda online (y si no es así, ¡nosotros te la hacemos de una manera fácil y económica aquí!) y no estás vendiendo tanto como te gustaría tus productos. ¿Será el precio por lo que no vendes tus productos? Puede ser, pero muchas veces ese no es el problema.

 

¿Está tu producto dónde su público objetivo?

Pues, aunque no lo parezca, no todos los clientes son iguales, por lo que no visitan los mismos canales, y si tu producto no está donde ellos buscan o frecuentan, comprarán a tu competencia.

Amazon, eBay… puedes creer que “manchan tu imagen”, pero si tu público objetivo está ahí, tú también debes de estarlo. Estudia los canales, configúrate una estrategia adecuada y ¡adelante!

 

Tu catálogo digital

Uno de los principales errores es no saber adaptarse a las exigencias del canal. Creemos que con la misma foto del producto puede valer, con la foto de un catálogo físico, pero no más lejos. Debemos de adaptarnos.

razones-no-se-venden-tus-productos-online02

Una imagen que no vende suele ser el principal problema de que tus clientes elijan a la competencia. Haz una buena foto del producto, fuera de su embalaje, dentro de él, de cerca, con detalle, ¡enseña varias para que vean lo que compran como si lo tuvieran entre sus manos!

 

Posiciona tu producto

El SEO y SEM no es lo único, si tu producto se encuentra en un apartado donde no encaja, ¿cómo se va a vender? ¿tú buscas la Coca Cola en el pasillo de los productos de higiene? Pues internet funciona exactamente igual.

Y, por supuesto, ¡no olvides publicitarte, la imagen lo es todo!

 

 Tu reputación online

 Internet es un arma de doble filo, todo lo que hagas puede dar la vuelta al mundo en cuestión de segundos, por lo que tienes que tener cuidado qué dicen tus clientes de ti.

razones-no-se-venden-tus-productos-online03

Además, hay otro gran problema en Internet, y es que se confunde el producto con el servicio. Muchas veces las críticas son hacia los distribuidores por el mal servicio que dan, y es la marca la que acaba siendo dañada. ¡Vigila tu reputación!

Y, por último, ¡el precio! Estudia bien la estrategia que usas, compárate con tus competidos y prueba diferentes precios.

En resumen, el marketing lo es todo para vender. Hoy en día, si no estás en Internet, estás fuera del mercado, y si no controlas cómo estás en Internet, es aún peor. Y, como decíamos antes, vigila a quién le dejas vender tus productos, ¡no dejes que una mala gestión de tu distribuidor afecte a la imagen de tu producto y de tu marca!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*